Japón, siempre en primera línea de la tecnología y en particular de los trenes, espera tener en circulación para el 2018 un nuevo tren, el “tren invisible”, que se mimetizará con el paisaje gracias a unas placas semi-reflectantes que lo cubrirán exteriormente.

El tren ha sido diseñado por la arquitecta japonesa Kazuyo Sejima, premio Pritzker en 2010, conocido como "el Nobel" de arquitectura.

La arquitecta dice que tuvo esta idea pensando que el tren, a diferencia de los edificios, no es un lugar concreto sino que es un objeto que se desplaza a través de entornos muy diferentes, del bosque a la ciudad.

En su comunicado de prensa comentó:  "El tren viaja por una variedad de paisajes diferentes desde las montañas de Chichibu hasta el centro de Tokio y pensé que sería bueno si el tren pudiera coexistir gentilmente con esta variedad de ambientes. También me gustaría que fuera un transporte en el que grandes grupos de personas pudieran relajarse gracias a su comodidad, como la sala de su casa, para que dijeran 'espero con ansias volverme a subir a este tren'".

Japón tiene la red ferroviaria que se puede considerar más avanzada y más rápida del mundo; fue el primero con su tren “bala” y el año pasado, con el tren magnético llegó a alcanzar los 603 km/h.